Cómo enfrentan las mamás el estrés del gran partido

Cómo enfrentan las mamás el estrés del gran partido

Los deportes competitivos pueden ser angustiosos – y no solo para los niños. ¿Cómo se las arreglan las mamás con la presión de ver a sus hijos ganar o perder?


Si alguna vez has estado en las gradas clavándote las uñas en las palmas de tus manos, entonces sabes lo estresante que es ser la mamá de un deportista. Es importante aprender a manejar ese estrés; no solo por tu propio bien, también por el de tus hijos. Tus hijos aprenden de tí; puede ser que no hagan lo que tú les dices, pero ciertamente serás su modelo a seguir.

Cuídate a ti misma
Son muchas las mamás que se sienten culpables por estar cuidando de todos y olvidarse de sí mismas, pero tu estarás mejor equipada para manejar la presión – ya sea de ver que tu hijo no logra una meta importante o de cumplir con el plazo de una entrega en el trabajo – si te aseguras de cuidarte apropiadamente. Esto significa cerciorarte de dormir lo suficiente, hacer ejercicio regularmente, ingerir una dieta saludable, mantenerte hidratada y evitar excesos de cafeína y azúcar – ambas te pueden poner nerviosa/agitada

No olvides que además del cuerpo está la mente. Algunas personas encuentran ayuda en la meditación, pero aun si puedes apartar 10 minutos para sentarte sola y tranquila lejos del trajín diario te será útil.

No te olvides de respirar
En tiempos de estrés, muchas de nosotras no respiramos “correctamente”. Inténta poniendo tu mano sobre tu abdomen y aspira por la nariz. Tu abdomen se debería mover mientras inhalas. Sostén la respiración por unos segundos, y luego exhala suavemente.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Sé un buen ejemplo
La marca de un un verdadero campeón es la habilidad de recuperarse luego de un evento o un partido desalentador y de seguir adelante cuando el camino se vuelve difícil. Puedes ayudarle a tu hijo con este aspecto vital del desarrollo atlético siendo un buen ejemplo (y no una mamá deportista de pesadilla).

Aquí te contamos como:

  • Alienta a todos, no solo a tu hijo.
  • Mantén las cosas en perspectiva.
  • Modela conductas apropiadas; mantente positiva y calmada, ya sea que ganen o pierdan.
  • Nunca subestimes al entrenador, aun cuando pienses que eso DEFINITIVAMENTE ¡fue penal!
  • No trates de vivir tus sueños atléticos a través de tu hijo.
  • Asegúerate de que tu hijo sepa que lo amas pase lo que pase.

Comparte tus consejos con otras mamás
¿Tienes en tu familia un incipiente deportista olímpico? ¿Te estresas en las gradas o permaneces fría y tranquila sin importar el resultado? Nos encantaría oír tus historias y consejos.

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.