El arte de hablar cuando tu trabajo es agobiador

El arte de hablar cuando tu trabajo es agobiador

Cómo alcanzar el Zen hablando con tu jefe.


Cómo hablar con tu jefe cuando tienes mucho trabajo

El trabajo debe ser una actividad que no sólo remunere nuestros bolsillos sino que también lo haga en el plano sicológico y espiritual.

Sentirse a plenitud mientras nos pagan por hacer nuestra labor diaria es a lo que todas aspiramos, pero hay que señalar que el hecho de estar ocupadas y producir, aunque no ejerzamos nuestra especialidad, es un tónico esencial para nuestra autoestima, excepto cuando nos echamos a la espalda demasiadas responsabilidades.

Para librarnos del peso abrumador basta con mostrar lo ingeniosa que somos ante el jefe y acá les damos una mano.

1- Elije el momento oportuno.
Observa la rutina y el estado de ánimo de tu jefe. Si tienes acceso directo a su horario, pregunta amablemente si puedes hablarle en esa media hora que él tiene libre. Usa tu instinto. No planees una charla cuando su horario esté repleto de actividades o cuando su gato se encuentre gravemente enfermo.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

2- La verdad siempre delante aunque espante.
Puede que este sea el peor momento de tu vida pero si verbalizas candorosamente el motivo de tu aflicción, no habrá espacio para malentendidos ni para chismes.

3- Sé agradable y respetuosa.
Vigila tu tono de voz y tu postura. No manotees, no uses lenguaje vulgar ni alces la voz aunque él eluda ponerse en tu lugar. Sea cual sea la decisión final, tu jefe tendrá razones particulares para haberla tomado. Por supuesto, tienes todo el derecho del mundo de preguntar, pero no uses el chantaje emocional ni hables mal de tus colegas para que cambie su resolución.

4- La gratitud es importante.
Agradécele el tiempo que te ha dedicado, no importa si fue fructífero o no. Recuerda que el que persevera triunfa. Trata de que la desilusión, si es el caso, te agarre con la falda bien puesta para intentarlo otra vez.

Cualquiera que sea el resultado, no olvides que las mujeres inteligentes al igual que los gatitos, siempre caemos de pie.

¿Has tenido algún momento incómodo con tu jefe? ¿Cómo lo superaste? Cuéntanos. Quién dice y terminas ayudando a más de una de nuestras amigas.

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.

Holla soy nueva aki

  • ENVIAR

Es perfectamente natural

  • ENVIAR

Fart booty

  • ENVIAR

A mi me encanto quede fascinado y trabajar pero despacio es lo mejor

  • ENVIAR

Que bacano

  • ENVIAR