Mi conexión con mis raíces en la Pequeña Habana

Mi conexión con mis raíces en la Pequeña Habana

Kelly Saks disfruta del “Verano a tu ritmo” en Miami.


Este verano me uní a Orgullosa y Gillette Venus para tener una aventura en mi propio patio. El verano en Miami es para sus habitantes, y qué mejor que nuestra "temporada de menos trabajo" para explorar como turista. Como Orgullosa latina, pensé que esta sería una oportunidad perfecta para invitar a mi amiga Andrea (quien es ecuatoriana) a que me acompañara en un paseo por la histórica Pequeña Habana.



Pese a que no nací en Cuba como mis padres, me crie inmersa en su cultura y tradiciones y albergo un fuerte sentimiento de orgullo cubano. Dos veces representé al país de mis padres en la escena internacional como Miss Cuba en 2010 y 2011. Cuando me preguntan si soy estadounidense, siempre especifico que soy cubana-estadounidense — no porque no esté orgullosa de ser estadounidense, sino porque para mí ser cubana representa resistencia y fortaleza. Mis abuelos maternos y paternos lo arriesgaron todo por traer a sus familias a Estados Unidos, en donde tengo el privilegio de vivir ahora. Criarme en Miami hizo que fuera más fácil para mí conectarme con mi herencia, porque el ADN de la Ciudad Mágica está hecho en gran parte de los sabores y costumbres de la enigmática isla caribeña, gracias a la gran población de exiliados cubanos como mis abuelos.

En una escala de 1 a 10, los veranos en el sur de la Florida son abrasadores. Esto significa que hay que ponerse los pantalones más cortos que tengas y usar la hojilla Venus + Olay para tener la piel suave como la seda. Nada se ve mejor que unas piernas descubiertas en un par de plataformas, de modo que también llevé de paseo mi par favorito.

Primera parada: el Museo de Bahía de Cochinos en la histórica Calle Ocho. Nos encontramos con nuestro guía, que era brasileño, y terminé compartiendo mi historia personal y experiencia cubana con las otras mujeres que estuvieron con nosotros en la mañana. (Consejo: lleva protector solar y aplícatelo antes de llegar al museo. El paseo es en su mayoría al aire libre.)

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Después nos tomamos un jugo en un lugar emblemático de la Pequeña Habana, Los Pinareños Frutería, un mercado al aire libre que ha estado en la Pequeña Habana desde los ‘60 y que recibe su nombre de Pinar del Río, la ciudad cubana de donde proviene mi familia. No hay nada que me guste más que un jugo de naranja recién exprimido (y con mucha pulpa). ¡Los Pinareños saben lo que hacen! Prueba el jugo de naranja con piña, muy refrescante y tropical.

Estar en Los Pinareños fue como recordar mi niñez. El olor de los mangos frescos, la máquina antigua de café, los manteles de plástico de colores brillantes y los gallos que allí había. Según dicen, “[Los Pinareños] es la experiencia más cubana que se puede tener sin ir a Cuba.”

Pasamos el resto del paseo de 3 horas visitando distintos lugares emblemáticos culturales y algunas tiendas de la Calle Ocho, como una de un fabricante de puros cubanos, galerías de arte, un bar de ron, panaderías y el famoso parque Dominó. Ningún paseo de la Pequeña Habana estaría completo sin disfrutar de comida cubana auténtica. Por ello terminamos la tarde en un restaurante local. Disfrutamos de los clásicos: ropa vieja (carne mechada), tostones, moros (frijoles) y platanitos, ensalada de tomate y tortilla española (para los vegetarianos como yo). ¡Fue como probar comida de la cocina de mi abuela! Después de caminar toda la mañana, fue un muy merecido premio para todos.

Asegúrate de revisar estas ideas para celebrar el verano en tu ciudad y luego nos muestra cómo disfruta del verano a tu ritmo.

Kelly Saks trata de combinar su profesión en bienes raíces y su ocupación como una de las personas de mayor influencia en la moda de Miami con su blog Kelly's Kloset en KellysKlosetBlog.com.

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.