Feliz día de acción de gracias: cómo mi familia combina cultura y tradición

Feliz día de acción de gracias: cómo mi familia combina cultura y tradición

Descubre cómo una latina fusiona su herencia hispana con tradiciones norteamericanas en el día de acción de gracias.


Por: Janel Martinez

Mis recuerdos más antiguos del día acción de gracias son de mis maestros de escuela leyendo historias acerca de los peregrinos y los nativos. Y, como cuenta la historia, en Plymouth Rock fue donde se inició la tradición.

Como hondureña-estadounidense, la historia de mi familia comenzó un poquito diferente. Mis padres – ambos nacidos en Honduras y de descendencia garífuna – no crecieron con las tradiciones norteamericanas del día de acción de gracias. De todas maneras nosotros la celebramos como una fiesta familiar.

Fué una experiencia extraña cuando mi maestra nos pidió a cada una traer una calabaza. Tanto mi madre como yo teníamos dudas sobre el encargo, pero confiamos en la maestra. Así, en el día indicado, salí de mi casa con un extraño vegetal redondo, de cuello largo y color café claro, y regresé con una nave tallada que representaba el barco Mayflower (Flor de Mayo). ¿Quién lo hubiera imaginado? (Mamá y yo no teníamos ni idea.)

Hemos recorrido un largo camino desde entonces.

Hoy tenemos un espacio de encuentro donde combinamos tradiciones antiguas y nuevas: en el cómodo apartamento de mi familia, en South Bronx. Para nosotros la tradición comienza antes del día de acción de gracias – cuando mi madre o alguna tía usa los puntos acumulados del supermercado para hacerse de un pavo congelado. Sí, disfrutamos de un pavo jugoso y bien sazonado, pero lo mismo podría decirse de un suculento jamón o de un pernil. Nuestro menú refleja esa herencia mixta que constituye nuestro hogar afro-latino.

Los acompañamientos – mis opciones favoritas – incluyen arroz con frijoles, ensalada de papas, macarrones con queso, relleno de pavo y vegetales entre tantos otros. Y mi abuela jamás se olvida del acompañamiento favorito y esencial en toda mesa de acción de gracias, la salsa de arándanos.

Aunque estoy muy lejos de ser una gran cocinera, este es uno de los pocos momentos en los que estoy dispuesta a arremangarme y pasarme un buen rato en la cocina haciendo empanadas con queso.

Si no llevo un postre, hago unos panecitos caseros. No los pastelitos hondureños que solemos comer, sino algo de inspiración más norteamericana. Nuestras opciones de postre a menudo reflejan las tradiciones de nuestro segundo hogar: cheesecake, brownies, pastel danés de queso crema galletas y algunos otros.

Pero esta es la tradición más dulce que hemos adoptado: antes de coger el tenedor para atacar los platos llenos de delicias, cada uno toma un momento para compartir porqué está agradecido. Estar rodeada de familiares en una casa acogedora, llena de amor y risas, es una de las tantas razones por las cuales el día de acción de gracias está lleno de sonrisas.

Con la llegada de hijos y nietos, y de familiares que se han establecido en Estados Unidos, el clan Velásquez-Martínez se ha compenetrado más en el espíritu del día de acción de gracias.

Simplemente le agregamos nuestro propio sabor.

Janel Martínez de AintILatina.com es una periodista hondureña-estadounidense cuyos artículos y trabajo creativo han aparecido en diversos sitios y medios de comunicación como Cosmopolitan for Latinas, Latino USA de NPR, HuffPost Live, Madame Noire, Black Enterprise, The Root, además de Arise News.

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.