3 tácticas para time-outs que sí funcionan

3 tácticas para time-outs que sí funcionan

Warning: Estas 3 estrategias para pataletas sí sirven.


Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Time outs efectivos

Disciplinar a nuestros hijos es uno de los procesos más difíciles por los que los padres tenemos que pasar. A mí en particular no me gusta hacerlo, pero me he encontrado en esa situación frecuentemente. Pienso que si se evitan ciertos eventos o ciertos “triggers” y enseñamos a los niños a reflexionar sobre su conducta, en vez de intensificar su enojo al mencionar la palabra “time out” tendremos un 50% de la batalla ganada

Pero, ¿cómo hacemos esto? Continúa leyendo, porque acá te cuento lo que yo he aprendido.

1. A Change of Heart
Muchas tenemos la creencia de que el time out debe ser un castigo para nuestros hijos y, de hecho, crecimos con esa experiencia. Sin embargo, si tomamos una actitud empática hacia los niños e investigamos las causas de su comportamiento el time out se transformará en un momento de aprendizaje provechoso para su desarrollo emocional.

Por ejemplo, mis hijos lo “destruían” todo pero al pasar el tiempo lo miré de otra manera. Comprendí que cuando trataban de “desarmar” las lámparas de la mesita de noche, no era porque deseaban portarse mal, sino por pura curiosidad.

Esta actitud, dio paso a otras positivas y me aseguré de proveerles juguetes que pudieran armar y desarmar a su antojo sin peligro.

2. We mean business, chicos
Los niños son impredecibles. La palabra autocontrol no está marcada en rojo en su lista de prioridades y cuando se pasan de la raya, nuestra responsabilidad como padres es dejarles saber de una forma u otra. Por ejemplo, “redirection” con mis hijos no funcionaba para nada, sin embargo “negotiation” funcionaba a las mil maravillas.

Teniendo en cuenta de que no todo se puede negociar con ellos, debemos ser suficientemente flexibles si queremos enseñarles a tomar control y pensar en las consecuencias que su conducta les puede traer.

Con mis niños nunca negocié la posibilidad de quitarles el time out, pero sí les di la alternativa de escoger el lugar en dónde podían aislarse y reflexionar sobre lo que habían hecho.

3. Make it Visual
Aproximadamente, un 65% de la población está compuesta por “visual learners” y el 90% de la información que llega a nuestro cerebro es visual.

Los dibujos y los cómics son muy atractivos para los niños, no hace falta leer mucho para interpretarlos y los entretienen.

Antes de salir al supermercado muéstrales una tira cómica o un dibujo que represente la conducta que tú esperas de ellos y las consecuencias que pueden recibir si no se comportan de tal forma. Prepararlos antes de dar el berrinche en plena sección de las “cookies” les enseña a conocerse mejor, actuar con cautela y desarrollar la confianza en sí mismos.

¿Qué haces tú para que los time outs sean efectivos?

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.