Celebrando a mis mentoras

Celebrando a mis mentoras

Una mujer relata cómo sus mentoras la formaron y llevaron a ser la mujer que es hoy.


Cuando traigo a mi memoria algunos de los momentos más impactantes de mi vida, siempre una mentora ha participado de una manera u otra en esos momentos. He tenido mentoras que me han ayudado nutriendo mi carrera laboral, protegiéndome de peligros no detectados y animándome en momentos donde yo estaba lista para tirar la toalla.

Navegando en la corriente
Hice una pasantía en el área editorial de una revista popular enfocada en latinas, donde estuve aprendiendo como navegar las corrientes rápidas del mundo editorial – y para ser honesta – aprendiendo acerca de la vida. Había visto aquella película donde aparecían una joven escritora y una renombrada (¡y algo malhumorada!) editora como un personaje intimidante, y esperaba no tener esa misma experiencia. Sin embargo sí me crucé con una gigante intimidante, parecida a ella, que cambiaría mi vida para siempre.

Elayne lideraba el departamento digital y captaba la atención de quienquiera que se le cruzara en su camino. Su vestuario y su estilo eran inigualables, una presencia tranquila y a la vez poderosa, y con una actitud increíblemente dulce. Elayne no solo me ofreció incontables oportunidades, sino que además continuó creyendo e invirtiendo en mí. Ella es más que mi mentora, es mi hermana mayor y mi amiga.

Le estoy agradecida por haberme ayudado a lograr mi primer trabajo a tiempo completo después de graduarme. Y están, además, esas innumerables horas de consejos profesionales y de negocios que me guiaron a iniciar mis propios emprendimientos. Ella me animó a asumir riesgos que yo jamás habría considerado. A veces cuando dudo de mi misma o cuestiono mis habilidades, recuerdo el final de una nota que ella me escribió, “¡Sigue luciéndote!”

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Liderando con el ejemplo
Otra mujer líder que me ha animado a destacarme en todo lo que hago es Maritza, mi tía-tranformada-en-mentora. Cuando se trata de ética de trabajo y personalidad, siempre he reconocido nuestras semejanzas. Al igual que mi madre, a temprana edad, Maritza me animó a permanecer firme en mis talentos y a aprovechar esas oportunidades que se dan una vez en la vida. Siempre la he admirado por su tenacidad, su resiliencia, su sentido del humor y su estilo. Ella ha liderado con el ejemplo, enseñándole a las mujeres jóvenes en nuestra familia que el trabajo duro da sus frutos. Escucho sus gritos de “¡Dale para adelante, muchacha!” en mi cabeza, ya sea que estemos o no en el mismo cuarto.

Mis mentoras no solo han tenido un impacto en mi vida, sino también en las vidas de otras mujeres – porque me han inspirado a ser mentora de otras mujeres jóvenes. La relación que he desarrollado con esta próxima generación de innovadoras y líderes ha sido motivada por mis propias relaciones mentora-aprendiz.

No pasa un día sin que les agradezca por ese torrente de inmenso amor y conocimiento que me han dado. Les agradezco con mis acciones, mis palabras y con el legado que estoy creando. No sería la mujer que soy hoy sin cada palabra, consejo, abrazo de apoyo, y ese amor inquebrantable. Por eso, celebro a cada una de las mentoras que han ayudado a moldear mi vida.

Cuéntanos una cosa que hayas aprendido de tus mentoras.

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.