3 trucos para guardar hierbas para cuando no están en estación

3 trucos para guardar hierbas para cuando no están en estación

Aprende cómo guardar y preservar hierbas frescas para tenerlas siempre a mano.


Muchos platos latinoamericanos quedan mejor servidos con hierbas frescas por el sabor que le agregan a las carnes de res, de ave, pescados y vegetales. Además, les agregan al plato el toque decorativo perfecto antes de llevarlo a la mesa. Cualquier comida que sirvas con una ramita de perejil o de cilantro queda súper elegante.

Sembrar tus propias hierbas en maceta es una excelente idea para ahorrar un poco de tiempo y dinero, pero a menudo no sobreviven a los aires frescos de otoño ni a la llegada del invierno.

Entonces, aquí presentamos algunas opciones para guardar durante todo el año esas hierbas que a menudo cultivas en casa, en vez de gastar una fortuna en el supermercado.

1. Hierbas secadas. El truco para que duren más tiempo en el refrigerador es que estén realmente secas, es decir, que no tengan humedad en el momento de guardarlas. Este consejo es útil para las hierbas que más usamos, como el perejil y el cilantro, que son precisamente las que se dañan más rápidamente; pero también sirve para el estragón, la salvia y la menta.

Instrucciones

  1. Enjuaga las hierbas con agua fría y luego sécalas delicadamente con una toalla de papel absorbente o utiliza un secador de lechuga. Lo que buscas es dejarlas lo más secas posible. Así que, si es necesario, ponlas entre dos toallas de papel y presiona suavemente. Cambia las toallas de papel absorbente si lo consideras necesario.
  2. Prepara un recipiente de plástico con tapa hermética y ponle una toalla de papel absorbente doblada en el fondo. Coloca allí las hierbas y pon el envase destapado en el refrigerador por media hora. El resto de la humedad debería evaporarse dejando las hierbas completamente secas.
  3. Cubre el recipiente y guárdalo en el refrigerador. La hierbas deberían mantenerse frescas por varias semanas.

2. Con aceite de oliva. Otra manera de conservar las hierbas frescas, hasta por un año, es congelándolas con aceite de oliva.

Instrucciones

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia
  1. Lava las hierbas y luego sécalas con una toalla de papel absorbente.
  2. Corta las hojas en pequeños trozos y ponlas en montoncitos dentro de cubetas de hielo.
  3. Llena cada espacio de la cubeta con aceite de oliva y ponla a congelar.
  4. Una vez que se hayan congelado, desmolda los cubitos y guárdalos en bolsitas plásticas en el congelador. Entonces, cuando estés lista para cocinar, solo tienes que echar un cubito directamente en la olla o sartén.

Este truco es excelente para perejil, cilantro, salvia, estragón, orégano, tomillo, romero y albahaca.

3. Congeladas en pesto. Una manera maravillosa de aprovechar las hojas de albahaca es haciendo una salsa de pesto en una multiprocesadora de alimentos.

Ingredientes
4 tazas de hojas de albahaca, lavadas
3-4 dientes de ajo
½ taza de nueces sin cáscara y picadas
½ taza de aceite de oliva
½ taza de queso parmesano
Sal a gusto

Instrucciones

  1. Pon en una multiprocesadora de alimentos las hojas de albahaca, el ajo, las nueces y el aceite de oliva y licúalos hasta que quede una salsa espesa
  2. Agrega el queso parmesano y la sal a gusto
  3. Mezcla bien y congélala en un envase plástico con tapa. Cuando la necesites, sácala del congelador con unas 3-4 horas de anticipación

Esta es una manera excelente de aprovechar y conservar la albahaca y es una delicia untada en pan o servida con espaguetis. Y lo mejor es que no hace falta cocinarla.

¿Cuáles son tus hierbas favoritas para cocinar? Cuéntanos aquí en los comentarios.

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.