¡Qué Rico! La papaya: la fruta (refrescante) de los ángeles

¡Qué Rico! La papaya: la fruta (refrescante) de los ángeles

¡Descubramos la dulzura del verano en bebidas frías y sabrosas hechas con papaya!


Estamos así de cerca del sabroso calor del verano así que, por supuesto, tengo algo refrescante en mente. Un dulce, dulce refresco.

Permítanme hacer un paréntesis. Una de mis cosas favoritas de ser latina en EE.UU. es nuestra increíble variedad de trasfondos: tenemos raíces en diferentes países con diferentes tradiciones - una mezcla heterogénea de sabores, celebraciones y festividades.

Pero creo que todas podemos estar de acuerdo en una cosa: la papaya. ¡La papayaaaaa! (Imagínate gritándolo como un guerrero grita, “ Esto es ¡Espartaaaaa!” Así es como me siento con esta fruta deliciosa.)

Rica en fibra, vitaminas C y A, ácido fólico, magnesio, potasio y bla bla bla - mira, la papaya es puro éxtasis. Es cierto que es un superalimento saludable, pero hablando honestamente: lo que nos captura es el sabor. Existe una razón por la cual Colón la llamó “la fruta de los ángeles”. De aroma a almizcle, dulce y delicado, es tan suave como la mantequilla. Cuando está madura perfuma toda la casa. Sabe a cielo envuelto en alas de ángel.

¿Por qué papaya?
No soy la única que está obsesionada. La papaya ha adornado las mesas de nuestros ancestros por muchas generaciones. Se cree que es originaria de la costa caribeña de América Central y que ha sido cultivada desde, al menos, los años 1400. Los conquistadores españoles se enamoraron de ella y la llevaron a las islas del Caribe, luego a las islas del Pacífico y posteriormente a Asia. La papaya se volvió global.

Así que, este verano, trae tus raíces latinas a la mesa con la papaya. Pero primero, un consejo: ¡Úsala madura! A menos que estés preparando específicamente una receta que requiera de papaya verde, la papaya sin madurar no es sabrosa. Es dura (y hasta crujiente) y no tiene a su favor ese sabor almizcleño-dulce. Evalúa el grado de madurez de cada fruta por el color (madura = manchada de rojo, naranja o amarillo y a veces luciendo pecas color café), el tacto (madura = ligeramente suave, pero no blanda) y el aroma (madura = aroma ligeramente almizclado, incluso con la cáscara).

Aquí tienes algunas recetas refrescantes para empezar:

Sin culpa: batido de papaya en agua (o agua fresca de papaya)

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

Ingredientes
2 tazas de papaya sin semillas ni piel y cortada en trozos grandes
4 cucharadas de azúcar o algún otro endulzante
2 cucharadas de jugo de lima (limón verde)
2 3⁄4 tazas de agua

Instrucciones
Mezclar todos los ingredientes en una batidora hasta que esté muy suave. Luego pasa el batido por una tela de gasa (o algún otro colador fino) para remover la pulpa. Sírvelo con hielo.

Indulgencia ocasional: batido de papaya en leche

Ingredientes:
2 papayas medianas sin semillas ni piel, cortadas en trozos medianos
2 o 3 tazas de leche
Azúcar, a gusto
Hielo, a tu preferencia

Instrucciones
Colocar todos los ingredientes en una licuadora y mezclar hasta que esté suave. Diluir agregando leche, hasta la consistencia deseada. ¡Qué lo disfruten!

Estilo diabólico: batido de papaya con helado

Ingredientes
1 taza de papaya madura, congelada
1 taza de leche bien fría
2 bolas de helado de vainilla
1 ½ cucharadita de extracto de vainilla
Azúcar al gusto
Un puñado de hielo

Instrucciones
Colocar todos los ingredientes en una licuadora con buena potencia y mezclar hasta llegar a una consistencia suave y sedosa. ¡A disfrutar!

¿Cuál es tu manera favorita de disfrutar de una fruta especial del verano?

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.