Por qué amamos las caléndulas (y las ¡magdalenas en forma de caléndula!)

Por qué amamos las caléndulas (y las ¡magdalenas en forma de caléndula!)

Combate la tristeza invernal y hornea algo florido y reconfortante con este delicia especial


La bella caléndula, o cempasúchil - cempoal-xochitl, maravilla o veinte-flores (llamada así por sus numerosos pétalos) – es una flor especial en México.

Pero, ¿por qué las caléndulas? Desde un punto de vista práctico, porque en México florecen durante los meses de octubre y noviembre. Pero más allá de eso, es por su tamaño: las caléndulas pueden crecer hasta más de un metro de altura, con florecillas de más de tres centímetros de diámetro. Por lo tanto, son fácilmente visibles en altares, como ofrendas y en cementerios.

Entonces, ¿por qué las mencionamos en este mes? Muy simple. Estamos en lo más crudo del invierno y nos vendría bien un poco de color y alegría floral – señal de la primavera que se acerca. Y, ¿qué mejor manera de recordar cosas cálidas y soleadas que horneando algo reconfortante y florido?

Receta: Magdalenas de triple chocolate con forma de caléndula/cempasúchil
Rinde 20 magdalenas

Para las magdalenas:
3.3 oz. chocolate mexicano en tableta
2 cucharadas de cacao en polvo (sin azúcar)
2/3 taza de trozos de chocolate semidulce
1 3/4 tazas de harina para todo uso
1/2 taza de azúcar
1 cucharada de polvo de hornear
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de canela
1/2 cucharadita de sal
3/4 taza de leche
2 huevos
1/2 taza de aceite de girasol
1 cucharadita de extracto de vainilla

Para el glaseado:
3 tazas de azúcar en polvo
1/3 taza de mantequilla, a temperatura ambiente
Jugo de 1 limón (aproximadamente 2 cucharadas)
Cáscara de 1 limón, rallado
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/8 cucharadita de sal
Colorante naranja, al gusto

Preparación:

1. Precalienta el horno a 205 °C (400 °F). Engrasa o forra 20 moldes para magdalenas.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

2. Muele el chocolate mexicano finamente, triturándolo con un rodillo, mortero mazo u otro utensilio que tengas a mano. Luego, en un recipiente, añade el polvo y mézclalo con el cacao, la harina, el azúcar, el polvo de hornear, el bicarbonato, la canela, la sal y los trozos de chocolate.

3. En un segundo recipiente, bate los huevos, el aceite, la vainilla y la leche hasta que tener una mezcla suave y cremosa. Poco a poco, agrega esta mezcla líquida a los ingredientes secos, y revuelve bien hasta que esté completamente mezclado.

4. Vierte la mezcla en los moldes para magdalenas, llenando cada recipiente hasta la mitad. Hornea a 205 °C durante 12 minutos o hasta que al insertar un palillo de dientes en el centro salga limpio.

5. Permite que las magdalenas se enfríen completamente. (¡Esto es muy importante!)

6. Mientras las magdalenas se enfrían, prepara el glaseado: En un tazón, mezcla la mantequilla (pre-suavizada a temperatura ambiente), el azúcar en polvo, el jugo de limón, la cáscara de limón, la vainilla, la sal y el colorante (a la tonalidad deseada, usualmente 2-3 gotas). Bátelo hasta que esté bien mezclado—cuando el glaseado esté perfectamente suave y esponjoso.

7. Coloca el glaseado en una manga pastelera con una punta pétalo. Si no tienes una manga pastelera, utiliza una bolsa de plástico hermética y hazle un pequeño agujero en una de las esquinas.

8. Asegúrate que tus magdalenas estén completamente frías —no deben estar ni siquiera tibias, de lo contrario se derretirá el glaseado—y luego, haz pequeños pétalos glaseados en forma circular sobre cada magdalena. ¡A disfrutar!

Comparte tu receta favorita de magdalenas en los comentarios.

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.