4 formas sencillas para pagar tus cuentas a tiempo

4 formas sencillas para pagar tus cuentas a tiempo

Si has perdido el control sobre el pago de tus cuentas, estas 4 soluciones te ayudarán.


Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

4 soluciones sencillas para pagar tus cuentas a tiempo

Cuando tenía 18 años y empecé a vivir sola, no tenía establecido un sistema para pagar las cuentas. Simplemente cuando llegaba el día que debía pagar las cuentas, escarbaba una pila desordenada de sobres y pagaba todo para lo que me alcanzara el dinero. Era un confuso juego de azar y, finalmente, perdí el control, las cuentas se quedaban sin pagar y las deudas comenzaron a aumentar. Afortunadamente, he aprendido mucho a lo largo de los años y la tecnología ha mejorado bastante, por lo cual es mucho más fácil hacer seguimiento de las cosas.

Aquí hay 4 maneras de organizarte y poner tus finanzas personales bajo control.

1. Anota todo. La Fundación Nacional de Consejería de Crédito (National Foundation for Credit Counseling) sugiere poner todo en un mismo lugar, esencialmente hacer un inventario de los pagos de los que eres responsable cada mes.

Empieza con cualquier mes y anota cada factura que llegue, el monto de pago, si hay alguna cantidad vencida y si hay alguna deuda pendiente. No hay manera de poner las cosas bajo control si no sabes lo qué hay que controlar.

2. Asigna prioridades. Priorizar es especialmente importante si ya estás atrasada. Te sugiero asegurarte de pagar primero la vivienda y los servicios públicos básicos, como la electricidad. Una vez que esos estén resueltos pasa a todo lo demás. Cuando estés al día, puedes continuar el manejo de los gastos de vivienda en primer lugar, a continuación, ordenar los demás por fecha de vencimiento.

Consejo : Si tienes una deuda rotativa (como préstamos estudiantiles, cuentas médicas, etc.) en la que estás atrasada, llama a las empresas para discutir tus opciones. Si lo haces antes de que sean enviadas a agencias de cobranzas, la mayoría de las empresas estarán dispuestas a trabajar contigo.

3. Pásate a lo electrónico. Si aún no te has cambiado a la facturación electrónica, hazlo lo antes posible. Esto eliminará una gran parte del confuso montón de papeles que congestiona la mesa de tu cocina y es menos probable que botes o traspapeles accidentalmente cuentas importantes. Además, recibirás recordatorios por correo electrónico y también será menos probable que te saltes o te atrases en un pago.

Una vez que lo configures podrás hacer los pagos en línea en cuestión de minutos, en lugar de tener que esperar días para que la empresa reciba un cheque por correo.

4. Pagos automáticos. Puede ser aterrador imaginar tus fondos siendo retirados de tu cuenta bancaria sin que presiones físicamente el botón de enviar, pero los pagos automáticos eliminan las adivinanzas del pago de cuentas. Configúralos para todas las cuentas que puedas, simplemente tendrás una cosa menos en que pensar. Sólo asegúrate de que el dinero esté ahí cuando se necesite y listo.

Ahora sí ya no tienes excusa para tener todo arregladito. ¿Qué otra manera se te ocurre para mantener tus pagos bajo control?

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.