9 trucos para detener la compra compulsiva

9 trucos para detener la compra compulsiva

Conoce los trucos y consejos para salir de la tienda únicamente con lo que venías a comprar.


Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

By: Enriqueta L.

Creo que a todas nos ha pasado: compramos por impulso. De repente vemos algo y sentimos una “necesidad” incontrolable de comprarlo. En ese momento se nos olvida que hay que pagar la hipoteca y el tratamiento de ortodoncia de nuestro hijo preadolescente. Tampoco nos acordamos de que estamos ahorrando para las vacaciones. Cuando ese deseo de comprar se apodera de nosotras, se nos olvida todo.

Sin embargo, son muchas las estrategias que podemos aplicar la evitar esas compras compulsivas y comprometer nuestro presupuesto en artículos que no necesitamos, lograr un balance entre nuestros ingresos y gastos, y hasta ahorrar para darnos un gusto a futuro.

De todos los trucos que he aplicado para evitar las compras compulsivas, los que mejor me funcionan son los relacionados con evitar la tentación de comprar y que incluyen: no ir a los centros comerciales, ni a las tiendas por departamento, salvo que sea estrictamente necesario, y congelar las tarjetas de crédito.

Y cuando digo congelar, lo digo literalmente: pongo cada tarjeta en una bolsita de plástico con cierre, le pongo agua y la meto en el congelador. No sólo se me olvida que tengo las tarjetas, sino que si me ocurre descongelarlas para comprar algo, mientras se descongelan, tengo tiempo de reflexionar y arrepentirme. Así de fácil.

Este truco de congelar las tarjetas me lo dio mi papá quien es un genio de las finanzas y desde hace muchos años no sabe lo que es una deuda. Pero además de la congelada, que de verdad es bien radical y funciona, comparto contigo lo que he aprendido para no andar comprando lo que no debo:

Planifica . Esto incluye hacer un presupuesto de gastos. Sabiendo qué ingreso tienes y cuánto puedes gastar, planifica lo que vas a comprar y hazte a ti misma la pregunta ¿verdaderamente necesitas comprarlo? Este sólo ejercicio de concientización hará que compres menos.

Haz una lista . Con esa lista en la mano, pasa revista y comprométete a reducirla a la mitad. Luego cuando salgas de compras, cíñete a la lista y calcula cuánto te ahorraste por no estar haciendo compras por impulso o compulsivas.

Piensa . Otro truco súper efectivo es hacer una lista de lo que supuestamente necesitas y esperar. Deja transcurrir un par de semanas y revisa la lista nuevamente. Verás que las dos terceras partes de los bienes allí listados, son cosas que no necesitas

Ve de compras sola . No se si a ti te pasa, pero a veces cuando sales de compras con amigas terminas gastando más. Es como si te relajaras o inconscientemente entrarás en una competencia por ver quién compra más.

Jamás te detengas a ver un programa de compras por TV . ¿No te has dado cuenta de cuántas veces te repiten lo mismo y te lo ofrecen a mejor precio y con descuentos increíbles? Entonces, olvídate de esos programas. Nada de lo que venden es verdaderamente necesario. La estructura de todos esos programas está diseñada para vender y crear en la audiencia la necesidad de comprar.

Cuestiónate. Lo que vas a comprar ¿es verdaderamente necesario? ¿mejorará tu calidad de vida? ¿comprometerá tu presupuesto? ¿significará una deuda futura? La respuesta sincera a esas interrogantes, hará que desistas del impulso de comprar.

Prémiate . Cuando hayas logrado controlar el impulso de comprar por un lapso de, digamos, dos, tres meses, entonces regálate algo que verdaderamente quieras, date un gusto y prémiate.

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.