6 tips para una nevera organizada y limpia

6 tips para una nevera organizada y limpia

Disfruta los beneficios de una nevera limpia con estos útiles tips


Autor: Alicia C.

Hace poco compramos un refrigerador nuevo. Al principio parecía grande, pero en realidad no era muy espacioso en el interior. Aprender a aprovechar el pequeño espacio me dio dolores de cabeza y de bolsillo. Fue casi un doctorado saber cómo guardar las cosas para que no se me olvidara lo que tenía o dónde lo había puesto.

Los tips que descubrí fueron tan útiles, que me di cuenta que me ahorraban dinero al mes, tanto en la factura de electricidad, como en la del supermercado. Aquí los tienes:

1. No mezcles los tipos de alimentos. Hay una razón por la cual hay dos gavetas, una para los lácteos como quesos, en especial los quesos frescos y poco pasteurizados que tanto nos gustan a los latinos, y otra para las verduras. Lo ideal es sacarlos de los empaquetados o bolsitas con los que vienen de la compra y ponerlos en bolsas de cierre hermético o mejor aún, en envases transparentes que sellan al vacío.

Registration

¡Hazte socia de P&G everyday y recibe ofertas exclusivas!

Hazte socia

2. Evita que la comida toque las paredes del refrigerador. Imagínate la nevera como una caja en la que debe circular aire frío. Es importante que las cosas adentro no estén amontonadas hacia un lado y de ser posible, que no toquen los lados y/o la parte de atrás. Así todo se enfría bien y no solo dura más, sino que harás trabajar menos el compresor.

3. No lo tengas demasiado lleno o muy vac í o. En ambos casos el refrigerador gastará más energía.

4. Organiza la comida por tipo y fecha de expiraci ó n. Si tienes dos cartones o botellas de leche, pon adelante la que se vence primero. Lo mismo te recomiendo con los jugos y hasta con las tortillas. En mi nevera enana, yo le ponía etiquetas de colores a las cosas, para saber cuáles estaban por vencerse y las usaba primero. ¡No sabes el dinero y los disgustos que me ahorré con este sistema!

5. Pon las cosas que comen los ni ñ os al alcance de sus manitos. Los juguitos, las frutas y los palitos de queso, por ejemplo, los tengo dentro de un envase de plástico en la parte de abajo del refrigerador. Ellos sacan la caja entera y cuando terminaron de escoger lo que quieren la devuelven; esto me ha evitado dramas y tener las puertas abiertas más tiempo de lo necesario (que eventualmente cuesta más dinero por el frío que se escapa y el compresor compensa gastando más electricidad).

Mantén la nevera siempre limpia.

Un refrigerador sucio no solo es anti-higiénico, lo que es sinónimo de contaminación, sino que además quita las ganas de cocinar. A mí me encanta ponerles toallas de papel Bounty en los estantes donde están las cosas que más agarran los niños, para evitar que se derrame alguna cosa y me manche todo.

Confirma tu información personal.

Para finalizar tu solicitud, por favor completa la información solicitada abajo.